Dormir Bien, Mejora La Salud!

Cuando usted duerme está inconsciente, pero las funciones de su cerebro y cuerpo siguen activas. El sueño es un complejo proceso biológico que le ayuda a procesar información nueva, mantenerse saludable y a sentirse descansado.

Durante el sueño, su cerebro pasa por cinco fases diferentes: Etapa 1, 2, 3, 4 y sueño de movimientos oculares rápidos (MOR o REM en inglés). Diferentes cosas ocurren en cada etapa. Por ejemplo, usted pasa por distintos patrones de ondas cerebrales (patrones de actividad eléctrica en el cerebro) en cada una de ellas. Su respiración, ritmo cardiaco y temperatura puede ser más rápido o lento en ciertas etapas. Algunas fases del sueño pueden ayudarle a sentirse más descansado y con energía al día siguiente. Las distintas fases del sueño lo ayudan a:

⇒Sentirse descansado y con energía al día siguiente

⇒Aprender información, hacer reflexiones y formar recuerdos

⇒Descansar el corazón y el sistema vascular

⇒Liberar más hormona del crecimiento, que ayuda a los niños a crecer. También aumenta la masa muscular y la reparación de células y tejidos en niños y adultos

⇒Liberar hormonas sexuales, que contribuyen a la pubertad y la fertilidad

⇒Evitar enfermarse o a mejorarse cuando está enfermo, creando más citoquinas (hormonas que ayudan al sistema inmunitario a combatir varias infecciones)

 

La cantidad de sueño que usted necesita depende de varios factores, incluyendo su edad, estilo de vida, estado de salud y si ha dormido lo suficiente. Las recomendaciones generales para dormir son:

♦Recién nacidos: 16-18 horas al día

♦Niños en edad preescolar: 11-12 horas al día

♦Niños en edad escolar: por lo menos 10 horas al día

♦Adolescentes: 9-10 horas al día

♦Adultos (incluyendo adultos mayores): 7-8 horas al día

Durante la pubertad, el reloj biológico de los adolescentes cambia y es más probable que se acuesten más tarde que los niños y adultos, y tienden a querer dormir más por la mañana. Esto está en conflicto con las tempraneras horas de inicio de muchas escuelas secundarias y ayuda a explicar por qué la mayoría de los adolescentes no duermen lo suficiente.

Algunas personas piensan que los adultos necesitan dormir menos a medida que envejecen, pero no hay evidencia que lo demuestre. Sin embargo, a medida que las personas envejecen tienden a dormir menos o a pasar menos tiempo en el sueño profundo y reparador. Las personas mayores también se despiertan más fácilmente.

Y no sólo la cantidad de horas de sueño que obtiene es lo que importa. La calidad del sueño también es importante.

Las personas cuyo sueño suele interrumpirse o acortarse pueden no pasar suficiente tiempo en las diferentes etapas del sueño.

Si tiene dudas sobre si consigue dormir lo suficiente, incluyendo sueño de calidad, pregúntese lo siguiente:

  • 〉 ¿Tengo problemas para levantarme por la mañana?

  • 〉 ¿Tengo problemas para concentrarme durante el día?

  • 〉 ¿Estoy somnoliento durante el día?

Si respondió afirmativamente a estas tres preguntas, debería tratar de dormir mejor.

¿Cuáles son los efectos a la salud de no dormir lo suficiente?

El sueño es importante para la salud en general. Cuando no duerme lo suficiente (privación del sueño), puede sentirse cansado y afectar su rendimiento, incluyendo su capacidad de pensar con claridad, reaccionar rápidamente y formar recuerdos. Esto puede llevarlo a tomar malas decisiones y ponerse en situaciones de riesgo. Las personas que no duermen bien son más propensas a sufrir accidentes.

La privación del sueño también puede afectar su estado de ánimo, lo que causa:

Irritabilidad

Problemas en sus relaciones, especialmente para niños y adolescentes

Depresión

Ansiedad

También puede afectar su salud física. Los estudios muestran que no dormir lo suficiente o dormir mal aumenta el riesgo de:

Presión arterial alta

Enfermedades del corazón 

Accidente cerebrovascular

Obesidad

Diabetes tipo 2

No dormir lo suficiente puede afectar la liberación de las hormonas que lo ayudan a crear masa muscular, combatir infecciones y reparar células. Además, en los niños puede hacer que no liberen suficientes hormonas que los hacen crecer.

La privación del sueño aumenta el efecto del alcohol. Una persona con sueño que beba demasiado alcohol resultará más afectada que una persona bien descansada.

¿Cómo puedo dormir mejor?

Usted puede tomar medidas para mejorar sus hábitos de sueño. En primer lugar, asegúrese de que tenga suficiente tiempo para dormir. Con dormir lo suficiente cada noche, usted puede sentirse mejor y más productivo durante el día.

Para mejorar sus hábitos de sueño, también puede ayudar:

Irse a la cama y despertar a la misma hora todos los días

Evitar la cafeína, especialmente por la tarde y noche

Evitar la nicotina

Hacer ejercicio con regularidad, pero no demasiado tarde

Evitar las bebidas alcohólicas antes de acostarse

Evitar comidas y bebidas pesadas por la noche

No tomar siestas después de las 3 de la tarde

Relajarse antes de acostarse, por ejemplo, tomando un baño, leyendo o escuchando música suave

Mantener su dormitorio con una temperatura fresca

Deshacerse de distracciones como ruidos, luces brillantes y el televisor o computadora en el dormitorio. Además, no se sienta tentado de usar su teléfono o tableta justo antes de acostarse

Obtener suficiente sol durante el día

No se acueste en la cama despierto. Si no puede dormir por 20 minutos, levántese y haga algo relajante

Consulte a un médico si tiene problemas constantes para dormir. Usted puede tener un trastorno del sueño, como insomnio o apnea del sueño. En algunos casos, su médico puede sugerir usar medicamentos para dormir disponibles con o sin receta médica. En otros casos, puede solicitar un estudio del sueño para diagnosticar el problema

Si usted trabaja por turnos, puede ser aún más difícil dormir bien. Es probable que usted necesite:

→Tomar siestas y aumentar la cantidad de tiempo disponible para dormir

→Mantener las luces prendidas en su trabajo

→Limitar los cambios de turno para permitir que su cuerpo se ajuste

→Consumir cafeína sólo al comienzo de su turno

→Remover las fuentes de sonido y luz durante su descanso diurno (por ejemplo, usar cortinas que bloqueen la luz)

En el grupo Natura Vital contamos con producto que te ayudara de manera significativa en descanso, te presentamos em INKA RELAX

Excelente relajante, sedante, tranquilizante natural, utilizado con éxito en casos de tensión nerviosa, insomnio, ansiedad, depresión, estrés, angustia, además reestablece el cansancio físico y mental.

Videos Relacionados:

 

 

 

Lo Que Debemos Saber De La Próstata

La próstata es parte del sistema de reproducción masculino y es del tamaño de una nuez, se encuentra normalmente bajo la vejiga,  tiene como función, junto a los testículos y las vesículas seminales, producir semen.
Cuando un hombre envejece, la próstata a menudo se agranda, esto puede provocar que la uretra se angoste y disminuya el flujo de orina; más de la mitad de los hombres mayores de 50 años tienen alguna forma de dilatación de la próstata.

¿Qué son las enfermedades de la próstata?

Hay muchos tipos de enfermedades de la próstata:

  • -Prostatitis: Inflamación (hinchazón y dolor) de la próstata. Es el tipo de problema de próstata más común en personas menores de 50 años. Hay diferentes tipos:
    • *Prostatitis crónica: También se llama síndrome de dolor pélvico crónico. Es el tipo más común de prostatitis
    • *Prostatitis bacteriana aguda: Comienza repentinamente a partir de una infección bacteriana y se trata con antibióticos. No es común
    • *Prostatitis bacteriana crónica: Ocurre cuando una infección bacteriana sigue reapareciendo. Los síntomas suelen comenzar lentamente. Puede tardar más tiempo en tratarse que la prostatitis bacteriana aguda
    • *Prostatitis asintomática: No presenta síntomas y, por lo general, no necesita tratamiento. Es posible que sepa que la tiene después de someterse a pruebas para detectar otros problemas de salud
  • -Agrandamiento de Próstata: También se llama hiperplasia prostática benigna (HPB). La próstata tiende a agrandarse con la edad. Es por eso que el agrandamiento de la próstata es muy común en las personas mayores y es raro en los menores de 40 años. Cuando la próstata crece, puede presionar la uretra y causar problemas para orinar
  • -Cáncer de Próstata : Ocurre cuando se forman células cancerosas en la glándula prostática. El cáncer de próstata es un tipo común de cáncer en personas de 50 años o más. La mayoría de los casos crecen lentamente y es posible que nunca causen problemas de salud, pero algunos son graves

¿Quién tiene más probabilidades de tener enfermedades de la próstata?

Cualquier persona con próstata puede tener problemas de próstata. Pero algunas personas corren un mayor riesgo.

Es más probable que desarrolle prostatitis si tiene:

  • -Una infección de las vías urinarias inferiores (vejiga y uretra), la que puede causar prostatitis bacteriana aguda o crónica
  • -Daño a los nervios en el tracto urinario inferior debido a una cirugía o una lesión. Esto puede llevar a una prostatitis crónica
  • -Emocional, que puede llevar a una prostatitis crónica

Es más probable que desarrolle agrandamiento de la próstata (HPB) si:

  • -Tiene 40 años o más
  • -Tiene familiares que han tenido hiperplasia prostática benigna
  • -Tiene ciertas afecciones de salud como:
    • *Obesidad
    • *Enfermedades cardiacas y del sistema circulatorio
    • *Diabetes tipo II
  • -No hace suficiente ejercicio

Es más probable que desarrolle cáncer de próstata si:

  • -Es mayor de 50 años
  • -Tiene un padre, hermano o hijo que tiene o ha tenido cáncer de próstata

Los síntomas de los problemas de próstata incluyen:

  • -Necesidad de orinar mucho
  • -Necesidad de correr al baño, pero no poder orinar u orinar solo un poco
  • -Filtración o goteo en la orina
  • -Tener un chorro de orina débil

Otros síntomas dependen del tipo de problema de próstata que tenga y pueden incluir:

  • -No poder orinar en lo absoluto. Esto es una emergencia médica
  • -Cualquier problema iniciando o controlando el flujo de orina
  • -Despertarse con frecuencia para orinar
  • -Sangre en la orina u orina que tiene un olor o color inusual
  • -Fiebre, escalofríos o dolor de cuerpo
  • -Gran malestar o dolor:
    • *Al orinar o después de la eyaculación
    • *En su abdomen, entre su escroto y ano, o en su escroto o pene

Hable con su profesional de la salud si tiene alguno de estos síntomas.

 

¿Cómo se diagnostican las enfermedades de la próstata?

Para saber si tiene un problema de próstata, su profesional de la salud puede:

  • -Preguntar sobre su historia clínica y sus síntomas
  • -Preguntar sobre su historia de salud familiar
  • -Hacer un examen físico. El examen puede incluir un examen rectal digital de su próstata. En esta prueba, su proveedor inserta un dedo enguantado en su recto para sentir el tamaño general y la condición de su próstata.
  • -Solicitar pruebas, si es necesario. Las pruebas pueden incluir:
    • *Exámenes de sangre y orina para buscar infección
    • *Pruebas uro dinámicas para ver qué tan bien puede retener y liberar la orina
    • *Cistoscopia para observar el interior de la uretra y la vejiga
    • *Imágenes de ultrasonido de su próstata y tracto urinario
    • *Una prueba de sangre de Antígeno Prostático Especifico (PSA)
    • *Biopsia de próstata para diagnosticar o descartar cáncer

El tratamiento depende de la enfermedad de la próstata que tenga y de los síntomas que más le molesten.

En todo el mundo, según la OMS se calcula que 1,414,259 hombres se les diagnosticó cáncer de próstata en 2020. es el cuarto cáncer más comúnmente diagnosticado en el mundo

Si tienes antecedentes familiares, síntomas miccionales o tienes más de 50 años, nuestra recomendación es que acudas a las consultas gratuitas en cualquiera de las sedes de la gran familia Natura Vital para obtener el mejor diagnóstico posible, y puedas así tener una mayor y mejor calidad de vida.

Videos Relacionados:

 

4 Reglas De Oro Para Una Vida Saludable

Según la Organización Panamericana de la Salud – OPS/OMS, si no se presta atención a los hábitos de vida, se puede desarrollar enfermedades no transmisibles que afectan la calidad del bienestar 

La práctica del estilo de vida saludable favorece de innumerables formas al funcionamiento del cuerpo, de la mente y crea una barrera de prevención de enfermedades crónicas no transmisibles.

La incorporación y práctica de hábitos saludables pueden mejorar la calidad de vida y prevenir la Obesidad, la Diabetes, las enfermedades cardiovasculares y respiratorias. La suma de prácticas como realizar ejercicios, descansar lo suficiente y mantener una alimentación variada y equilibrada contribuyen al bienestar personal.

 

1-Actividad Física

Unos 60 minutos de actividad física o ejercicios al día es lo aconsejable para la prevención de las enfermedades y mejorar la calidad de vida. La práctica puede llevarse a cabo de forma continua o fraccionada. Caminar, bailar, andar en bicicleta, nadar, hacer deportes, pasear al perro, subir y bajar escaleras son algunas opciones para evitar el sedentarismo.

 

2-Alimentación Saludable 

Para que el sistema inmunológico funcione correctamente se necesita un estado nutricional adecuado con una alimentación equilibrada y variada de legumbres, cereales en lo posible integrales y proteínas de buena calidad. No olvide el consumo de 5 porciones de frutas y verduras al día. Trate de reducir el consumo de alimentos altos en azúcar, los ultra procesados con alto contenido calórico y grasas. Así también, se aconseja disminuir el uso y consumo de la sal en los alimentos. 

3-Buen Descanso

El descanso es una necesidad del organismo, dormir lo suficiente y tener un buen descanso ayuda a pensar con claridad, a mejorar el estado de ánimo y a mantener el sistema inmune fortalecido.

4-Hidratarse 

Lo recomendable es tomar agua potable cada 15 a 20 minutos, como mínimo, y no esperar a tener sed, condición que se presenta cuando el cuerpo ya está deshidratado. El mate, tereré y jugo no suplanta el requerimiento de agua que el cuerpo necesita, es decir, pese a que contiene agua no aporta los minerales necesarios como lo hace el vital líquido.

 

¡ Por Ultimo y No Menos Importante!

Evite en lo posible fumar y el consumo de bebidas alcohólicas. La Prevención es el mejor cuidado para tener una mejor y mayor calidad de vida y así disfrutar los buenos momentos con nuestros seres queridos.

 

En el Grupo Natura Vital, te invitamos a cambiar tus malos hábitos de vida y de alimentación, para así contar con una vida saludable, y también te invitamos asistir a nuestras sedes, donde contaran con las consultas medicas gratuitas, con las campañas integrales de salud, productos naturales, servicios complementarios, guías nutricionales y mucho mas; y lo mas importante, todo a costo social. Contáctanos al teléfono 01 6660828 o al WhatsApp 939 088 818

Disfruta de los Videos Relacionados:

 

 

sedentarismo-obesidad

Enemigos Mortales, La Obesidad y El Sedentarismo.

No hay una dupla tan mortal, como la obesidad y el sedentarismo; pero primero definamos cada uno de ellos.

La obesidad es uno de los grandes males de nuestro tiempo. Provoca diferentes tipos de trastornos y enfermedades, Por eso, desde hace décadas los especialistas en salud no dejan de advertir de lo peligroso que es acumular kilos de más. Suele ser el resultado de ingerir más calorías de las que se queman durante el ejercicio y las actividades diarias normales y se caracteriza por un índice de masa corporal igual o superior a treinta. El síntoma principal es la grasa corporal excesiva, que aumenta el riesgo de padecer problemas de salud graves.

Llamamos sedentarismo a aquellas actividades que realizamos las personas sentadas o reclinadas, mientras estamos despiertas, y que utilizan muy poca energía. Los periodos sedentarios son aquellos periodos de tiempo en los que se llevan a cabo estas actividades que consumen muy poca energía, como por ejemplo, estar sentados durante los desplazamientos, en el trabajo o la escuela, en el ambiente doméstico y durante el tiempo de ocio.

«En las últimas tres décadas, la tasa de obesidad se ha cuadruplicado entre los niños y duplicado entre los adultos mientras que el 43% de los adultos tenía sobrepeso».

Principales medidas para combatir la obesidad y el sedentarismo

Una alimentación adecuada y realizar ejercicios de forma habitual contribuyen a mejorar la calidad de vida, Las principales recomendaciones son:

  • -Consumir menos alimentos ricos en grasas y azúcares.
  • -Comer de manera habitual fruta y verdura. También legumbres, cereales y frutos secos.
  • -Realizar actividad física cada día.
  • -Evitar el tabaco y el alcohol.

Limitar el consumo de azúcares

La OMS anunció que el consumo de azúcares libres aumenta la ingesta calórica. Aparte de las consecuencias en el peso, un consumo en exceso de azúcar puede llevar a un diagnóstico de diabetes. También aumenta el riesgo de enfermedades cardiacas y presión arterial alta.

Es recomendable reducir paulatinamente el consumo de azúcar en determinados alimentos. Eliminar bebidas azucaradas como refrescos. Alimentos con gran cantidad de azúcar como bollería, mermeladas o postres muy calóricos.

Comer varias veces al día fruta y verdura

Los últimos estudios de la OMS apuntan al consumo de cinco porciones diarias de fruta y verdura. Frutas y verduras se encuentran en lo alto de la pirámide alimentaria saludable. Un escalón por debajo están lácteos, legumbres, pescados y carnes blancas. Deben consumirse entre dos y tres raciones al día. Y un escalón más abajo, alimentos para consumir de forma ocasional: carnes rojas, embutidos, bollería y aperitivos.

Hacer ejercicio de forma regular

Se trata de realizar ejercicio conforme a la edad y condiciones físicas de cada persona. Es importante abandonar hábitos sedentarios y lograr rutinas más activas. Sin duda, el ejercicio aeróbico es el más efectivo y necesario. Caminar, correr, ir en bicicleta o nadar un mínimo de treinta minutos cada día es un excelente trabajo físico.

Dejar de fumar

Fumar afecta a la forma física y provoca que la actividad aeróbica disminuya. El tabaco hace que aumente la grasa abdominal y se incremente el riesgo de diabetes. También aumenta los niveles de la hormona del estrés, el cortisol. Esta alteración hace que se acumule grasa y afecte a la calidad del sueño.

Minimizar el consumo de alcohol y refrescos

Algunas bebidas alcohólicas contienen las mismas calorías que una comida, pero sin sus nutrientes. Consumir más de un refresco azucarado al día incrementa el riesgo de padecer obesidad en un 37 %. Estas bebidas se endulzan con sacarosa o fructosa, que inhibe la producción de leptina e insulina, las hormonas que regulan el azúcar en sangre y están directamente relacionadas con la obesidad.

Pesarse regularmente

Es importante para tomar conciencia de la importancia de mantener un peso óptimo para encontrarse sano. Pesarse de manera habitual ayuda a detectar cualquier aumento y corregirlo de inmediato si se han producido cambios en el estilo de vida. También es un buen indicador de posibles alteraciones debido a problemas de salud.

 

Videos Relacionados:

 

 

somos lo que comemos

Somos Lo Que Comemos

Nuestro planeta está repleto de sabores, texturas y aromas que nos invitan a descubrir la riqueza culinaria que nos ofrece. Sin embargo, más allá de deleitar nuestro paladar, algunos alimentos esconden propiedades que los convierten en verdaderos tesoros para nuestra salud.

La relación entre nutrición y salud es conocida y aceptada por todos desde la antigüedad, tanto en la esfera preventiva como en la recuperación de los daños sufridos tras la enfermedad. Así, ya Hipócrates decía “Deja que la comida sea tu medicina, y la medicina sea tu comida”.

 

Alimentos para nutrir nuestro cuerpo y mente
Alimentos para nutrir nuestro cuerpo y mente
Es un desafío seleccionar solo cinco de ellos, dada la variedad de opciones nutritivas que existen. Por eso se recurrió a una avanzada inteligencia artificial, para que nos ayude a identificar aquellos alimentos que, según su enorme base de datos, son esenciales para una dieta equilibrada.

 

Verduras de hojas verdes
Existen Verduras de Hojas Verdes que son auténticas joyas de la naturaleza. No solo por su vibrante color y frescura, sino también por los innumerables beneficios que esconden en cada hoja. Es difícil imaginar una dieta equilibrada sin la presencia de estas maravillas.

Las verduras de hojas verdes, como la espinaca, la acelga, son famosas por su alto contenido de vitaminas, minerales y antioxidantes. Estas hojas, que a menudo adornan nuestros platos, son mucho más que un simple acompañamiento, son una fuente inagotable de nutrientes esenciales que fortalecen nuestro sistema inmunológico, mejoran la salud cardiovascular y promueven una piel radiante.

Incorporar estas verduras en nuestra dieta es un viaje culinario lleno de creatividad. Desde una fresca ensalada aderezada con aceite de oliva y limón, pasando por batidos verdes cargados de energía, hasta guisos tradicionales que combinan la textura de las hojas con sabores más robustos.  Su versatilidad permite que se adapten a cualquier comida del día, ya sea en un desayuno nutritivo, una comida ligera o una cena reconfortante.

 

Frutos secos y semillas
Frutos secos y semillas
El mundo de los frutos secos y semillas es enorme, albergando en su interior pequeñas joyas nutricionales que han sido apreciadas desde tiempos ancestrales. No es casualidad que estos diminutos tesoros hayan sido protagonistas en las dietas de diversas culturas alrededor del mundo.
  • Las almendras son conocidas por su alto contenido en vitamina E y antioxidantes. Su sabor suave y textura crujiente las convierten en el snack perfecto para cualquier momento del día.
  • Las nueces son ricas en ácidos grasos omega-3, beneficiosos para el corazón. Su sabor distintivo y textura rugosa las hacen ideales para añadir a ensaladas y postres.
  • La Chía estas pequeñas semillas negras son una fuente inagotable de fibra y proteínas. Su capacidad para absorber líquidos las hace perfectas para preparar bebidas y pudines saludables.
Incorporar frutos secos y semillas en nuestra dieta es sencillo y beneficioso. Se recomienda consumirlos en su estado natural, evitando aquellos que contienen sal o azúcares añadidos. Un puñado al día es suficiente para aprovechar sus beneficios, ya sea como snack, en ensaladas o como parte de deliciosas recetas. Sin embargo, es importante recordar que, aunque son nutritivos, también son calóricos, por lo que es esencial consumirlos con moderación.

 

Pescados grasos
Pescados grasos

Los océanos y mares de nuestro planeta albergan una riqueza culinaria que va más allá de lo que podemos imaginar. Entre las joyas que esconden sus aguas, encontramos a los pescados grasos, siendo el salmón uno de los más destacados. Este pez, con su característico color rosado y textura suave, no solo es un deleite para el paladar, sino que esconde propiedades que lo convierten en un auténtico tesoro para nuestra salud.

El salmón es conocido por ser una fuente inigualable de ácidos grasos Omega-3, esenciales para el buen funcionamiento de nuestro corazón y cerebro. Pero no solo eso, este pescado también es rico en proteínas de alta calidad, vitaminas y minerales que fortalecen nuestro sistema inmunológico y protegen nuestra piel. Consumirlo regularmente puede ser un escudo contra diversas enfermedades y un aliado para mantenernos en forma.

Recetas saludables y consejos de preparación

Preparar el salmón es todo un arte. Ya sea a la parrilla, al horno o en crudo, este pescado ofrece una versatilidad culinaria que pocos pueden igualar. Una receta clásica es el salmón al horno con hierbas aromáticas y limón, una combinación que realza su sabor y mantiene intactas sus propiedades. También es ideal para ensaladas frías o tartares. Un consejo esencial: siempre opta por salmón fresco y, si es posible, de origen salvaje, para garantizar su calidad y beneficios nutricionales.

 

Bayas
Bayas

Nuestro mundo está repleto de frutas que, con su explosión de sabores y colores, deleitan no solo nuestro paladar, sino también nuestros ojos. Sin embargo, entre esta cantidad de opciones, hay algunas que destacan no solo por su sabor, sino también por sus propiedades beneficiosas para la salud. Es el caso de las bayas, como los arándanos y las fresas.

  • Arándanos Ubicados en las regiones más frescas y boscosas, los arándanos son pequeñas joyas de color azul intenso que esconden un poder antioxidante sin igual. Estas frutas, además de ser deliciosas, son conocidas por proteger nuestro organismo contra los radicales libres, responsables del envejecimiento celular.
  • Fresas Originarias de las zonas templadas, las fresas son sinónimo de frescura y dulzura. Pero más allá de su sabor inconfundible, estas frutas rojas son ricas en vitamina C, potasio y antioxidantes, convirtiéndolas en aliadas perfectas para fortalecer nuestro sistema inmunológico.
Las bayas son versátiles y se adaptan a cualquier momento del día. Ya sea en un batido matutino combinado con yogur y avena, o como snack a media tarde mezcladas con frutos secos, estas frutas son el complemento perfecto para una dieta equilibrada.

Su aporte de energía y vitalidad las hace ideales para aquellos días en los que necesitamos un extra de motivación.

 

Legumbres
Legumbres

Las Legumbres con su humilde presencia en las cocinas de todo el mundo, son un claro ejemplo de ello. Estos pequeños tesoros de la naturaleza, que han sido cultivados y consumidos desde tiempos ancestrales, son una fuente inagotable de proteínas y fibra.

  • Lentejas Estas pequeñas semillas de color tierra son famosas no solo por su versatilidad en la cocina, sino también por su alto contenido de hierro y proteínas. Ya sea en un guiso tradicional o en una ensalada fresca.
  • Garbanzos Los garbanzos han conquistado paladares alrededor del mundo. Con su sabor suave y textura cremosa, son la base de delicias como el hummus o el cocido madrileño. Son también una excelente fuente de fibra y minerales.
Estas legumbres, típicas de la gastronomía latinoamericana, se presentan en una variedad de colores y tamaños. Ya sea en una frijoleada brasileña o en unos tacos mexicanos, los frijoles aportan una dosis de proteínas y antioxidantes esenciales para el organismo.

Las legumbres, con su rica historia y tradición culinaria, son un pilar fundamental en la alimentación de millones de personas. Su aporte nutricional y su versatilidad en la cocina las convierten en un ingrediente esencial para aquellos que buscan una dieta saludable y equilibrada”.

 

Cada bocado que tomamos tiene el poder de transformar nuestra salud, y estos alimentos son testimonio de ello. Sin embargo, la diversidad culinaria y nutricional del mundo es vasta y siempre en evolución.
Por ello, es esencial que cada individuo se embarque en su propia exploración gastronómica, adaptando su dieta a sus necesidades y descubrimientos personales.

 

Nota Relacionada

Medicina Natural, La Mejor Opción Para Tu Salud

La medicina natural, esta al alcance de tus manos.

Medicina Natural, La Mejor Opción Para Tu Salud

La medicina natural nos brinda la posibilidad de aprovechar los recursos y elementos de la naturaleza para cuidar nuestra salud. Es una buena opción para tratar y/o prevenir enfermedades.

El uso de la medicina natural se ha vuelto cada vez más común entre las personas que presentan diferentes tipos de enfermedades: desde simples resfriados, hasta patologías complejas como diabetes, hígado graso, gastritis entre otras.

Según la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente un 80% de la población mundial acude a la medicina natural para tratar su salud.

En China, por ejemplo, la medicina tradicional es muy utilizada, y representa casi el 40% de los servicios de salud.

medicina natural
Las plantas medicinales tienen grandes beneficios para la salud.

 

5 Beneficios De La Medicina Natural

No son agresivos para nuestro cuerpo:

Carecen de efectos secundarios para nuestro organismo

Promueven el bienestar general:

No solo combaten síntomas, sino que también ayudan al bienestar emocional.

No tienen efectos secundarios a largo plazo:

A diferencia de muchos medicamentos convencionales que dejan sustancias en nuestro cuerpo y pueden dañar nuestros órganos.

Son preventivos:

Se pueden usar antes de que aparezcan las enfermedades.

Son económicos:

Están al alcance de todos por lo que nos permite comenzar y terminar un tratamiento.

                             

La Medicina Natural no tiene efectos secundarios.
La Medicina Natural no tiene efectos secundarios.

 

Natura Vital con más de 40 años de experiencia, valora los beneficios y aportes que tiene la medicina natural para la sanación de enfermedades, y con las consultas gratuitas, los servicios y productos naturales a costos sociales, lograran que tu sanación sea una realidad.

  Para mayor información contáctanos a través del teléfono 01 6660828 o al WhatsApp  939 088 818.

 

Notas Relacionadas:

 

              

 

consejos-de-salud-768x512

Consejos para mantener un estilo de vida saludable

«(El autocuidado) es la capacidad de las personas, las familias y las comunidades para promover la salud, prevenir enfermedades, mantener la salud y hacer frente a las enfermedades y discapacidades con o sin el apoyo de un proveedor de atención médica»

En definitiva, el autocuidado se refiere a todos aquellos hábitos y actitudes con los que todos nosotros, cada día, podemos preservar y mejorar nuestra salud. 

¡Veamos cómo hacerlo con los siguientes 7 consejos de salud!

1 Cuida tu alimentación

Y es que, alimentarnos forma adecuada tiene un gran impacto en nuestra calidad de vida: significa aportar a nuestro organismo todos los nutrientes que necesita para su funcionamiento óptimo y, además, nos ayuda a mantenernos en nuestro peso, lo que reduce el riesgo de enfermedades como la obesidad, y los riesgos asociados a ella como enfermedades  cardiovasculares, la diabetes tipo 2 o el colesterol alto.

Toma nota de estos sencillos hábitos que te ayudarán a comer saludable:

  • Haz de la variedad de frutas, vegetales y granos integrales, la base de tu alimentación. Recuerda que es recomendable consumir 5 porciones de frutas y verduras al día. Es posible hacerlo con recetas innovadoras y sencillas que hagan de la comida sana algo rico y divertido. Este es uno de los consejos de salud más básicos que deberías aplicar en tu día a día.
  • Come siempre a las mismas horas. Sabemos que hoy en día esto puede resultar complicado debido a nuestro ritmo de vida, pero es conveniente que te esfuerces en conseguirlo. Saltarse una comida suele crear un efecto yo-yo, provocando que se consuma mucho más alimento del necesario en la siguiente comida.
  • Desayuna todos los días: tiene que ver con el punto anterior. El desayuno aporta a nuestro organismo la energía que necesita para estar activo durante la mañana y, además, ayuda a prevenir que se ingieran alimentos en exceso a lo largo del día.
  • Evita picotear entre horas y, si lo haces, elige snacks saludables, como los frutos secos sin freír o una pieza de fruta que además de saciarte, aportan nutrientes esenciales para tu organismo.
  • Reduce el consumo de sal y de azúcar: ambas sustancias se encuentran en exceso en los alimentos ultraprocesados, así que evítalos, pues incrementan de forma considerable el riesgo de enfermedades cardiovasculares y metabólicas.
  • Mantén tu organismo hidratado: se recomienda beber diariamente dos litros de agua. Beber agua te ayuda a eliminar toxinas, ayuda en la digestión y evita el estreñimiento. Un consejo que puede serte útil es añadir a tu botella de agua unas rodajas de pepino o limón, que darán sabor al agua y te hará más fácil beberla.
  • Sustituye las grasas trans y saturadas por las poliinsaturadas: minimiza el consumo de ultraprocesados, que son ricos en las primeras, y opta por alimentos con grasas poliinsaturadas como el salmón, los aceites vegetales, las nueces o algunos tipos de semilla.

2 Con el alcohol, ¡ten cuidado!

¿Sabes que el alcohol causa cada año 3 millones de muertes en todo el mundo? Esta cifra, recogida en informes de la OMS, da fe de los efectos tan nocivos que tiene el abuso de esta sustancia que, además, está asociada a más de 200 patologías y al desarrollo de trastornos mentales y del comportamiento.

Si consumes alcohol, lo mejor es hacerlo de forma moderada, es decir, no tomes más de una unidad diaria si eres mujer adulta o varón mayor de 65 años, o más de dos si eres hombre adulto menor de 65 años. Una unidad de bebida equivale a un vaso de cerveza de tamaño medio o a una copa de vino. Entre todos los consejos de salud, este supondrá un cambio increíble en tu vida.

3 Deja de fumar

El tabaquismo está vinculado a numerosas patologías, desde las cataratas oculares hasta el cáncer, cuyo riesgo se dobla en quienes tienen este hábito, y llega a cuadruplicarse en los fumadores empedernidos.

Además, es responsable de más del 90% de muertes por enfermedades de obstrucción pulmonar crónica y aumenta el riesgo cardiopatías y problemas cerebrovasculares.

Si fumas, debes ser consciente de que, además de estar dañando gravemente tu salud, también estás perjudicando la de los que te rodean, pues inhalan el humo de los cigarrillos y todas sus sustancias tóxicas de forma pasiva.

Dejar de fumar es siempre una buena decisión para tu salud y la de los tuyos. ¿Sabías que…?

  • Tras 20 minutos sin fumar disminuye la presión arterial.
  • Después de 12 horas el monóxido de carbono en sangre alcanza un nivel normal.
  • A los 3 meses mejora la circulación de la sangre y la capacidad pulmonar.
  • A los 9 meses disminuye el riesgo de infecciones, la sensación de falta de aire y la tos.
  • Al año, el riesgo de enfermedad coronaria se reduce a la mitad.
  • A los 5 años el riesgo de cáncer de cuello y de accidente cerebrovascular es igual que el de las personas no fumadoras, y el riesgo de cáncer de garganta, esófago, boca y vejiga disminuye a la mitad.
  • A los 10 años, el riesgo de cáncer de pulmón disminuye a la mitad.
  • A los 15 años, el riesgo de enfermedad del corazón es parecido al de un no fumador.

Como ves, merece mucho la pena dejar de fumar. Además, ¿sabes que el aspecto de tu piel también mejorará? Tampoco te agotará subir escaleras, el olor de tu ropa será mucho más agradable, y mejorará tu sentido del gusto y del olfato.

4 Haz deporte, ¡muévete!

El deporte es uno de los pilares de los estilos de vida saludables. Si crees que no tienes tiempo o que tu forma física no es la adecuada, no te preocupes. El deporte está al alcance de cualquiera. Practicar diariamente una actividad física moderada y a largo plazo, como puede ser caminar a buen ritmo durante 30 minutos, tiene numerosos beneficios para la salud:

  • Te ayuda a mantenerte en tu peso
  • Contribuye a controlar el nivel de azúcar en sangre y reduce el riesgo de enfermedades coronarias.
  • Favorece la calidad del sueño.
  • Reduce el riesgo de muerte prematura.
  • Aumenta la autoestima y mejora la depresión.

Toma nota de estos consejos para incluir el deporte en tu rutina de autocuidado:

  • Aprovecha para hacer deporte con pequeños cambios en tu rutina: por ejemplo, sube escaleras en vez de tomar el ascensor.
  • Si permaneces muchas horas sentado, levántate cada 60 minutos y camina un poco para mantener activos tus músculos.
  • Ve aumentando paulatinamente la intensidad del deporte que practiques. Aprende a escuchar tu cuerpo, y trata de no forzarlo.
  • Respira por la nariz para prevenir el flato.
  • Elige un equipo adecuado al deporte que practicas. Un buen calzado es fundamental, así como ropa transpirable.

5 Cuida tu higiene

Aunque no puedas verlos, todo lo que te rodea está lleno de microorganismos y algunos de ellos son capaces de originar enfermedades. Por eso es muy importante mantener una buena higiene personal y limpieza del hogar. Algunos consejos básicos son:

  • Lávate las manos cuando llegues a casa, antes de comer y cuando hayas estado en contacto con animales.
  • Dúchate diariamente, para controlar los gérmenes que puedan afectar a tu piel. En concreto, es importante que lo hagas tras practicar ejercicio físico, ya que este favorece la sudoración y el contacto con bacterias presentes en las superficies con las que nuestra piel entra en contacto.

6 Duerme bien

Todas las funciones de nuestro organismo se ven afectadas por la falta de sueño: desde el sistema hormonal, el inmunitario o el respiratorio hasta la presión arterial o la salud cardiovascular.

Además, varias investigaciones señalan que no dormir de forma adecuada puede aumentar el riesgo de obesidad, infecciones y enfermedades coronarias.

Y bien ¿qué horas de sueño son las adecuadas? Las recomendaciones generales dependen de la edad y son las siguientes:

  • Recién nacidos de hasta 3 meses: 14-17 horas.
  • Bebés de hasta 11 meses: 12-15 horas.
  • Niños de hasta 2 años: 9-15 horas.
  • Niños de hasta 5 años: 10-13 horas.
  • Niños de hasta 13 años: 9-11 horas.
  • Adolescentes de hasta 17 años: 10 horas diarias.
  • Adultos: 7-9 horas diarias.
  • Adultos mayores de más de 65 años: 7-8 horas diarias.

Para poder dormir mejor, te recomendamos que implantes estos hábitos: 

  • Ten un horario regular para irte a la cama y levantarte.
  • Vincula alguna rutina al momento de irte a dormir. Pueden ser acciones sencillas como lavarse los dientes, tomar un baño o leer.
  • Practica ejercicio físico, pero intenta no hacerlo justo antes de irte a dormir.
  • No tomes estimulantes como café u otras bebidas con cafeína a partir de las 4 de la tarde.
  • Duerme con ropa cómoda, en una habitación oscura y silenciosa.

7 ¡No te olvides de tu salud mental!

Como vimos al inicio de este artículo, el bienestar mental es una parte fundamental de la salud, como la misma OMS indica en su definición.

La salud mental y la física están estrechamente vinculadas, pues si una no es buena repercutirá negativamente en la otra y viceversa.

Hoy en día sabemos que el estrés está asociado a un estilo de vida menos saludable, propiciando adicciones al tabaco y al alcohol, y una peor alimentación. 

Es muy importante que te preocupes de cuidar tu mente tanto como tu cuerpo. Aquí van algunos consejos de salud que pueden ayudarte a ello:

  • Los humanos somo seres sociales, así que fomenta y cuida tus relaciones interpersonales con familia y amistades.
  • Aprende a pedir ayuda cuando la necesites.
  • Descansa, come bien y haz deporte, por todos los beneficios que, como ya hemos explicado conllevan.
  • Valórate y acéptate tal como eres.
  • Dedícate unos minutos al día. La meditación es un buen recurso para mejorar el bienestar mental.
  • Fija uno o varios propósitos vitales, pues tener una motivación a largo plazo favorece la salud de la mente.